Previous Next

El talento de Bárbaro Marín

   Por Mario Vizcaíno Serrat

   Si fue espectacular la primera peña que el Batazo puso en sus manos para que la continúe sin fallar cada viernes a las ocho de la noche, se supone que quedan por ver y disfrutar maravillas.

   El gusto de Bárbaro Marín por la conquista y el cultivo de los amigos hizo que muchos de ellos acudieran sin dudar a su invitación, y El batazo, en Belascoain entre Neptuno y Concordia, se llenó de artistas: desde los jóvenes alumnos del grupo de teatro Olga Alonso, donde Marín comenzó a ser actor de la mano del director Humberto Rodríguez, presente también en el espectáculo, hasta la percusionista Brenda Navarrete y el actor Armando Tomey, recién llegado de Miami.

   Los Marín, Bárbaro y Julio, y la actriz Susel Benavides –hija del fallecido actor Miguel Benavides- sorprendieron al público con escenas de Andoba, y lo sorprendieron de modo literal porque mientras en el escenario permanecía una de las invitadas, la poetisa Madai Fádraga, esperando que regresara Bárbaro, este, sentado en un sillón en el pasillo de El batazo, rompió con la célebre pieza de Abraham Rodríguez.

   Bárbaro y Julio se pusieron nostálgicos e hicieron lo que hacían cuando eran muy jóvenes: interpretaron Yolanda y Sábado corto, temas que Pablo Milanés cantaba con Silvio Rodríguez en un dúo que se extraña. En tono jocoso, pero que supo además a lamento, Bárbaro mencionó la enigmática separación  de esos dos grandes de la nueva trova, y un poco después recurrió a canciones de su amigo Carlos Varela, Tardes grises y Nubes, ésta mientras su hermano Julio declamaba versos dedicados a los orishas cubanos.

  Por supuesto que cantó Cómo voy a decirte, aquel tema tierno de Albertico Pujols que popularizó Haila María Mompié hace ya años y que Bárbaro Marín no deja de interpretar cuando le dan la oportunidad.

   Joania Izquierdo aprovechó la invitación y con pasión y sin prejuicios –para jugar con el título de la telenovela que aupó en la Isla al más popular de los Marín- cantó y bailó con su sonrisa cristalina, mientras el grupo humorístico Roma presentó una propuesta que necesita pulirse si pretenden hacer humor del bueno.

   «!Esto empieza ahora»!, advirtió Bárbaro Marín mientras abrazaba a amigos y colegas que lo felicitaban al concluir dos horas de buen arte. Una propuesta que multiplica las ganas de que llegue el viernes próximo a las ocho de la noche para ver cómo Bárbaro Marín continúa su peña en El batazo, un sitio que no se detiene ante los obstáculos.

  

 

 

 

 

      

  

  

  

    

  


Comentarios (1)

conoscoel talento de barbaro yseque pondra la barilla bien alto como el soto 2.44 a las otras penas esta sera la mejor los marin la echan buena


Otras noticias

¿Algo mejor que una noche de arte?

El primo de Guisa arrancó las carcajadas más sonoras durante la peña de Bárbaro Marín en El batazo, mientras el actor que lo interpreta, Víctor Rojas, mostró un admirable talento para escribir humor.(...)

¿Por qué El batazo?

¿Por qué se llama El batazo?, me preguntaron en Pinar del Río una mujer y un hombre que siguen en Facebook las huellas cotidianas de este proyecto sociocultural.(...)

Los sábados de Coralita Veloz, entre el ritmo y la suavidad

Cuando Raciel y #Coralita Veloz comienzan las noches de sábado asi: la la la la la la, canta con mi coro, oye como va, la la la la la la, deja la tristeza, échala pallá, el público sabe que le espera una noche de movimiento del cuerpo e inquietud de la mente.(...)

La máquina del tiempo vale, El batazo lo enseña

En pleno Centrohabana, donde las tardes de domingo pueden ser tan apacibles como aburridas –a veces violentas- El batazo es oasis y asombro: Rosalía Arnaez, sus invitados, la música de todos los tiempos y la bohemia se unen para vivir y soñar.(...)