Previous Next

El amor estuvo en El batazo

   A Marín, su hermano Julio y el resto de la tropa les tocaba presentarse por ser viernes, así que fue perfecto el pretexto del Día del amor y la amistad para preparar un espectáculo conducidos por el sentimiento más transparente y lúcido.

   Entre Bárbaro, Julio, el Charro del amor, Ernesto Pedroso -hijo de Mercedes, la compositora de Melao de caña- el mago Lázaro y Tío Molina, entre otros, conformaron una noche muy similar a otras en lo artístico, pero diferente a la vez por una cadencia que le imprimieron, a propósito o por causalidad, estimulados, por supuesto, por algo tan fecundo como el amor.

   Canciones, teatro, poesía, culto al arte en general complacieron a una montaña de personas que no quisieron que el 14 de febrero fuera un día como otro, y acudieron al lugar donde siempre hay espacio para el sueño y la poesía: El batazo, en Belascoain y Neptuno.

 


Comentarios (0)

Sea el primero en comentar sobre esta publicación.


Otras noticias

Ronald y la rumba. La rumba y Ronald

«Te la pasas pendiente a la gente, cuidao, que si te quemas, ponte pa lo tuyo, que hasta tú tienes problemas»(...)

El poder de la atracción del arte

El batazo está variando y fortaleciendo su cartelera. Y en este momento, aunque pueda y deba enriquecerla, tiene una programación que califica con buena puntuación.(...)

Tarde con Timbalaye

Timbalaye, otro de los grupos cubanos que compiten por la supremacía en el universo de la rumba, fue el segundo en presentarse en El Batazo, que inició el domingo pasado un espacio para este género.(...)