Previous Next

Los boleros, la pasión de Gryssel Ramírez

  Mario Vizcaíno Serrat

   Tras interpretar tres piezas una noche de domingo, ante un público que la ovacionó,Ramírez accedió a conversar con El batazo, impresionada por su estética de aparente abandono y su ambiente bohemio.

   Vino esta vez a La Habana para terminar un disco de homenaje a su coterráneo Rey Santos, quien sigue activo con sus 90 años recién cumplidos. Santos y Gryssel trabajaron juntos en Estados Unidos en los años 80 del siglo anterior, y, como se siente en deuda con quien es un maestro para ella, decidió hacer un disco con boleros de autores cubanos y puertorriqueños orquestados por Santos.

    «Conocí al maestro Santos en 1986, cuando yo vivía en el estado de Coneccicut, mientras grabábamos en una orquesta en que yo cantaba. A partir de ahí nos hicimos amigos. Uníamos nuestras ideas. Yo cantaba y él me daba boleros suyos», cuenta la cantante.

   Rey Santos es una especie de luminaria de la música, con una hoja profesional marcada por su colaboración con celebridades como el cubano Mario Bauzá, uno de los creadores del jazz latino, y el estadounidense Dizzi Gilespie. El AfroCuban Music lo reconoció como a un gran músico.

   Gryssel Ramírez le propuso al cubano Joaquín Betancourt arreglar 11 piezas de Santos para hacer su disco homenaje. Ella y Betancourt, compositor y director de orquesta, se conocieron en los festivales Boleros de Oro.

   El disco ya debía estar listo, pero Gryssel, en medio del trabajo el año pasado, agarró en La Habana una especie de ingesta que casi la devoró y terminó ingresada. No tenía fuerzas ni ánimo para seguir y regresó a Puerto Rico. Hace un mes volvió, dispuesta a terminar, aunque dejó los detalles finales para ventilarlos en su país, donde grabará de nuevo algunos temas, eliminará instrumentos y agregará otros en aras de una sonoridad más jazzística sin demeritar los arreglos de Santos.

 

   En ese cd interpreta Beatiful María, una pieza compuesta por el puertorriqueño para la película Los reyes del mambo.

 

   ¿Cómo ha sido trabajar con Joaquin Betancourt, se han entendido bien?

   Definitivamente. Él es muy pausado. Yo soy más inquieta, aunque no lo parezca. (Suelta una carcajada estruendosa, consciente de que cualquiera se da cuenta de que solo cuando duerme es posible que esté tranquila)

   «Al principio me creó un poquito de tensión porque no lo conocía, pero trabajar con él es formidable, es muy relajado, todo tiene arreglo para él, me fue dirigiendo paso a paso, es muy buen músico y profesional. Estoy muy complacida, por eso es que deseo agregar una trompeta, un saxofón, que vayan haciendo un jazzeo bien rico en algunos aspectos para recrear más el disco».

   Entre los temas que escogió Gryssel, arreglados por Rey Santos, están Me dueles, del venezolano Felipe Pirela, En primavera, popularizado por el grupo Los hispanos, Permíteme, del puertorriqueño Virgilio cruz, Alma dentro, de la también puertorriqueña Sylvia Rexach, y La vida es un sueño, del cubano Arsenio Rodríguez, el Ciego maravilloso.

   En medio de un diálogo que no cesa en una pieza pequeña que alquiló en un apartamento de El Vedado, Gryssel me informa que casi todos los temas del disco son de cubanos y puertorriqueños.

 

¿Por qué?

Porque quiero unir esas dos alas de un mismo pájaro.

 

   Es un proceso interior que Gryssel comenzó en 2003, cuando vino a Cuba a participar por primera vez en un festival Boleros de oro, mientras vivía aún Estados Unidos. La invitó entonces Danny Rivera, quien se enamoró de la voz de su coterránea cuando la escuchó cantar, aclara ella, mitad en broma, mitad en serio.

   «Recuerdo que ese año le dedicaron el festival a Elena Burque. Regresé en 2013, y he seguido viendo para diferentes asuntos culturales. Ahora fue para la feria del libro de La Habana».

   Solo queda despedirla y desearle un final feliz a su disco. El batazo en La Habana la invita a que, cuando regrese con el cd listo, nos visite en El batazo, en Belascoain, entre Neptuno y Concordia, para que vuelva a hacer feliz al público con su oficio, su voz cálida y su energía para cantar boleros con el sabor de los grandes. Recuerden su nombre.

 

  

 

 

 

 

 

 


Comentarios (2)

acabo de leer esta entrevista por segunda vez y ahora me gusta más. la he disfrutado, como tambien he disfritado los demás textos, es placentero leer buenas cosas. Los felicito y los invito a que sigan mostrando cosas asi, de veras que esto es bueno

muy buena entrevista, tanto por la cantante como por el periodista. no sabia que esa cantante de boleros habia trabajado con rey santos. si es asi, tiene que ser buena. quiero seguir leyendo cosas asi, ojalá.


Otras noticias

¿Algo mejor que una noche de arte?

El primo de Guisa arrancó las carcajadas más sonoras durante la peña de Bárbaro Marín en El batazo, mientras el actor que lo interpreta, Víctor Rojas, mostró un admirable talento para escribir humor.(...)

¿Por qué El batazo?

¿Por qué se llama El batazo?, me preguntaron en Pinar del Río una mujer y un hombre que siguen en Facebook las huellas cotidianas de este proyecto sociocultural.(...)

Los sábados de Coralita Veloz, entre el ritmo y la suavidad

Cuando Raciel y #Coralita Veloz comienzan las noches de sábado asi: la la la la la la, canta con mi coro, oye como va, la la la la la la, deja la tristeza, échala pallá, el público sabe que le espera una noche de movimiento del cuerpo e inquietud de la mente.(...)

La máquina del tiempo vale, El batazo lo enseña

En pleno Centrohabana, donde las tardes de domingo pueden ser tan apacibles como aburridas –a veces violentas- El batazo es oasis y asombro: Rosalía Arnaez, sus invitados, la música de todos los tiempos y la bohemia se unen para vivir y soñar.(...)