Previous Next

Sí: El batazo se mueve

   Invitado por Bárbaro Marín a su encuentro habitual de los viernes, Cruz canta de todo, incluido lo lírico, de modo que para demostrar sus cualidades interpretó un O sole mio con el que se ganó a los espectadores. Luego los complació con esa joya que se titula Preciosa, de Rafael Hernández, con la que todo el mundo removió su interior y lo acompañó en la repetitiva y emotiva estrofa final de ¡Yo te quiero, Puerto Rico!

   Aunque el resto del elenco fue parecido al de cada viernes en El batazo, esta Peña tuvo un contacto artista-público más intenso, y entre Cruz, el propio Bárbaro y su hermano Julio, actuando y cantando, la carismática Yoana Rosa y Mario Guerrero, director del grupo humorístico Roma, tocaron las fibras sensibles de la gente y lograron una conexión casi ilimitada.

   A Bárbaro Marín le tocó, como siempre, ser anfitrión, conducir, cantar y actuar. Supo mover la noche desde el inicio al recordar la película Zafiros, locura azul (en la que interpretó a uno de esos míticos músicos) y al cantar estos versos:

 

por qué se agolpan otra vez mis sentimientos,

por qué no puedo yo vivir con lo que tengo

si ya no hay nada juvenil

si la experiencia del vivir llevo tan dentro

Si ya vislumbro hasta el final

porque no puedo concretar un rumbo cierto.

      Con la gratitud a flor de boca para los colegas que le responden, y para el equipo de El batazo, que mantiene el empeño de recuperar lo perdido y seguir, a Bárbaro Marín se le vio satisfecho en su tercera peña de diciembre.

 


Comentarios (0)

Sea el primero en comentar sobre esta publicación.


Otras noticias

Ronald y la rumba. La rumba y Ronald

«Te la pasas pendiente a la gente, cuidao, que si te quemas, ponte pa lo tuyo, que hasta tú tienes problemas»(...)

El poder de la atracción del arte

El batazo está variando y fortaleciendo su cartelera. Y en este momento, aunque pueda y deba enriquecerla, tiene una programación que califica con buena puntuación.(...)

Tarde con Timbalaye

Timbalaye, otro de los grupos cubanos que compiten por la supremacía en el universo de la rumba, fue el segundo en presentarse en El Batazo, que inició el domingo pasado un espacio para este género.(...)

El amor estuvo en El batazo

La energía que El Batazo desplegó por el Día de los enamorados atrajo a decenas de personas ávidas de celebrar el amor real o imaginado, por el que brindaron con la atmósfera de una noche única en el año y la compañía de Bárbaro Marín y sus invitados.(...)