Previous Next

La clave cubana está en El batazo

   Ante una agrupación como esta, que mantiene vivo el nombre de uno de los músicos más auténticos de la historia de Cuba, se desmorona cualquier prejuicio estético, o algún estado de ánimo que perturbe, y no queda alternativa: el espectador termina, cuando menos, haciendo la clave cubana.

   Dos veces a la semana el público que va a El batazo, en Belascoain y Neptuno, tiene la oportunidad de repasar lo mejor del repertorio del célebre Ignacio Piñeiro.

   El de ahora es un Septeto recio, que suena muy bien y exhibe una estética mejorable pero sobria y sencilla, con buenos músicos que disfrutan lo que cantan y tocan porque a todas luces están orgullosos de mantener vivo el legado de Ignacio Piñeiro.

   Algo fácil de comprobar los jueves y los domingos por la noche.  


Comentarios (0)

Sea el primero en comentar sobre esta publicación.


Otras noticias

Ronald y la rumba. La rumba y Ronald

«Te la pasas pendiente a la gente, cuidao, que si te quemas, ponte pa lo tuyo, que hasta tú tienes problemas»(...)

El poder de la atracción del arte

El batazo está variando y fortaleciendo su cartelera. Y en este momento, aunque pueda y deba enriquecerla, tiene una programación que califica con buena puntuación.(...)

Tarde con Timbalaye

Timbalaye, otro de los grupos cubanos que compiten por la supremacía en el universo de la rumba, fue el segundo en presentarse en El Batazo, que inició el domingo pasado un espacio para este género.(...)

El amor estuvo en El batazo

La energía que El Batazo desplegó por el Día de los enamorados atrajo a decenas de personas ávidas de celebrar el amor real o imaginado, por el que brindaron con la atmósfera de una noche única en el año y la compañía de Bárbaro Marín y sus invitados.(...)