Previous Next

¿Por qué El batazo?

   Porque quienes lo idearon se propusieron desde el principio dar un jonrón, y un jonrón se da únicamente con un batazo, les respondí. Y luego -terminé de explicar- se preguntaron dónde sería el batazo, y se respondieron: en La Habana. Por eso, en verdad, se llama El batazo en La Habana, aunque la mayoría obvia el apellido.

   Como ellos, otros habitantes de la ciudad capital de Pinar del Río se interesaron por esta institución singular que por el día brinda servicios múltiples, entre ellos el aprendizaje de oficios para adolescentes, y en las noches se convierte en plataforma nocturna de cantantes, actores y músicos.

   Es quizás la mejor recompensa para tanta entrega de los directivos y del resto de los trabajadores de un lugar que por su anatomía es una rareza estética que sigue generando una pregunta en la primera visita: ¿el abandono es casual?

   Es lo que fuera de Cuba llaman estética retro y que El batazo encarna bien, mezclada con detalles más modernos como el bar, y cuya mezcla es una fiesta para la vista.

   Poco  a poco, los habaneros han ido conociendo El batazo y han ido a comprobar sus encantos en la medida de su economía familiar, mientras muchos otros cubanos, en sus provincias, han tenido noticias en Facebook. Algunos, incluso, durante visitas a La Habana han ido a corroborar lo que han leído.

   Todavía falta mucho por andar y brindar. El batazo es joven aún. Todavía falta engrasar algunas piezas de un mecanismo que, como todo lo que comienza, necesita tiempo. La prueba es que en menos de seis meses de plataforma nocturna, la voz se ha corrido, y no hay dudas de que en el semestre próximo El batazo será conocido en todos los rincones de la geografía cubana.


Comentarios (0)

Sea el primero en comentar sobre esta publicación.


Otras noticias

¿Algo mejor que una noche de arte?

El primo de Guisa arrancó las carcajadas más sonoras durante la peña de Bárbaro Marín en El batazo, mientras el actor que lo interpreta, Víctor Rojas, mostró un admirable talento para escribir humor.(...)

Los sábados de Coralita Veloz, entre el ritmo y la suavidad

Cuando Raciel y #Coralita Veloz comienzan las noches de sábado asi: la la la la la la, canta con mi coro, oye como va, la la la la la la, deja la tristeza, échala pallá, el público sabe que le espera una noche de movimiento del cuerpo e inquietud de la mente.(...)

La máquina del tiempo vale, El batazo lo enseña

En pleno Centrohabana, donde las tardes de domingo pueden ser tan apacibles como aburridas –a veces violentas- El batazo es oasis y asombro: Rosalía Arnaez, sus invitados, la música de todos los tiempos y la bohemia se unen para vivir y soñar.(...)